Posteado por: Pacolomo | septiembre 7, 2010

Sobre el estoicismo

El  Estoicismo


                   El estoicismo  es una corriente filosófica  creada 

                             por un mercader fenicio llamado  Zenón de Citio 

                             (335 – 264  a.C.)

                             La misma no consiste en satisfacer la curiosidad

                             de  los  sabios,    sino   en   tratar   de   llegar   a

                             captar el conocimiento de la virtud y su enseñanza,

                             mediante  el ejercicio  de  la misma.  Los estoicos

                             definían  como   virtudes   a  las  tres  principales

                             divisiones  de  la  filosofía  corriente  de  aquella

                             época: la lógica, la física y la ética. Sostenían que

                             la virtud en sí  y  la aceptación  de  la adversidad

                             eran el medio de lograr la felicidad.  Admitían la

                             existencia  del  alma,  pero  de  forma  corpórea,

                             material.  Decían  que  no  podían  explicar  su

                             influencia  sin esa cualidad.  El  mismo  Platón

                             había escrito:  “Un ser es lo que tiene poder de

                             actuar o ser actuado”  y los estoicos agregaban:

                             “Y la acción sin contacto es inconcebible. Todo

                             lo que existe  es capaz de obrar,  de actuar  y de

                             ser accionado”.  En  lo  que  se  refiere  al alma

                             humana, el estoicismo  la interpreta  como una

                             cualidad de la mayor pureza e intensidad, pero

                             concebida  como sutil corriente  de aire  o gas

                             (pneuma).

                             En lo que respecta a religión, los estoicos amaban

                              y creían  en  un Dios omnipotente,  rector  de un

                              mundo que había creado  de sí mismo.  Hay que

                              destacar  un  pensamiento  de  Zenón: “El mejor

                              templo de Dios  es  el corazón  del hombre  y  la

                              mejor oración, el deseo de amarle”.

                              La escuela estoica  de Atenas  se desarrolló

                              entre el 300 a.C.  y  el 200 d.C.

                              El estoicismo  parecía  una corriente precursora

                              cristianismo, aunque este último  es una religión

                              y no una corriente filosófica. El imperio romano,

                              considerado el mundo civilizado,  fue  de a poco

                              degenerando  y  empobreciéndose.   Aparecieron

                              las hordas bárbaras de las regiones del norte que,

                              en  lugar  de  imponer  sus  ideas,  adoptaron  la

                              nueva religión.

                   Los ritos paganos  y  los mitos nórdicos  se fueron

                              disipando  y  dieron  lugar  al  surgimiento  de un

                              nuevo  poder:  el  papado,  de  fuerza  irresistible.

                              La Iglesia predomina sobre todo y sobre todos. El

                              dogma reemplaza  a la filosofía.  La ciencia queda

                              estancada y así transcurren los siglos  sin que una

                              chispa   de   discernimiento   ilumine   el   negro 

                              firmamento  del  pensamiento  humano.

                              Una muestra de ello se ve  cuando el emperador

                              Justiniano  cierra la escuela filosófica  de Atenas

                              y luego presiona al Papa Virgilio a que concuerde

                              en un todo con él.  Al no lograrlo, lo destierra a

                              una isla  en el mar  de  Mármara  y convoca  un

                              concilio ecuménico en Constantinopla. Corre el

                              553  y,  en confabulación  con  la curia,  cambia

                              muchas palabras  del mensaje de Jesús, logrando

                              distorsionar el evangelio y sembrando sin piedad

                              el sometimiento de las masas mediante el temor

                              religioso a un “castigo divino”.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: