Posteado por: marmarmara | octubre 18, 2009

Viaje de vuelta

 

Cuando viajo sentada al lado de la ventanilla de un tren, siempre me vienen a la cabeza imágenes de películas que he visto o he inventado. Fotogramas de una despedida triste o de una llegada feliz.

He viajado tantas veces en tren siempre con esos pensamientos, que hoy me he sorprendido a mi misma con otra película distinta. Quizá porque iba sola en el vagón, sin nadie sentado a mi lado, con los auriculares escuchando música tan alta que parece que estuviéramos en una discoteca; u oyendo las conversaciones vía móvil del fulanito de turno contando sus logros al menganito del otro lado del teléfono.

Iba tan sola acurrucada al sol, que sólo he visto pasar casas viejas, otras nuevas, basura, almendros secos, limoneros esplendorosos, altas palmeras… En esa contemplación del pasar rápido el paisaje, ha sido cuando he visto otra película.

Tonterías, malestares, caprichos y demás objeciones internas se iban desprendiendo de mí con tanta naturalidad, que la sensación ha hecho que me estremeciera. Ha sido como levantar ligeramente los brazos para que alguien te desnude quitándote la camiseta.

Esas “mis cosas” se iban enganchando en los árboles como telas viejas, allí colgadas parecían espantapájaros. Se aferraban a las ramas como queriendo anidar, una vez desprendidas de mí. Pero el viento, por fin, las arrancaba y se las llevaba lejos. Las he visto trasponer por encima de la Sierra de Carrascoy ya convertidas en puntidos de colores o confetis. Ha sido una liberación casi dolorosa, que me ha hecho llorar levemente. Acurrucada al sol de un precioso domingo de octubre, en un cutre tren de cercanías, he vuelto más ligera y con otra película en mi mente.


Responses

  1. Hay veces que es mejor no mirar; pasa como con las cunetas de las carreteras de Murcia, que dan asco de la porquería que hay. ¿Por qué hay tanta basura en las cunetas de Murcia?

  2. Un post muy plástico , muy bueno.

  3. Bonita película.
    Nada como la velocidad para coger distancia y ver los puntitos alejarse, por eso siempre me siento en el tren de espaldas al sentido de la marcha.

  4. Los treeenes…los treeenes…los treeenes!!!
    Si, dan para mucho. No sólo sirven para viajar!

    Yo te voy meter un trozito de una peli que acabo de volver a ver esta tarde…

    Pues aquí no sufren de dolor…¡que es lo que siempre he creído!… Todo lo más es… que lo ven todo de color rojo y deben tener mucho calor…¡Pero como yo eso lo aguento bien!……………………


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: