Posteado por: disimulando | octubre 9, 2009

DIARIO DE UNA CHICA QUE PENSABA QUE SE HABÍA GANADO A PULSO SU FAMA DE ASOCIAL, PERO NO. Cap3

tirita[1]

Querido diario.

Hoy está siendo un día raro, ha empezado muy malamente. A las 6.50 de la mañana, abriendo un paquete de café que se resistía, me he pegado un tajo en el dedo, un tajo corto y profundo. La sangre es muy escandalosa (siempre quise escribir eso) y yo -como han sufrido en sus carnes algunos miembros del blog- bastante aprensiva. Aunque me he limpiado y tapado rapidamente, el mal ya estaba hecho; darme la vuelta para poner la cafetera y caerme al suelo ha sido todo uno.

Mi amor quería  ser bombero, no me he podido echar mejor novio. Siempre me socorre a la primera, aunque sea despertándose con el ruido de mi porrazo, aunque luego le de el bajón y le tiemblen las manos poniéndome la tirita. Después, ya desayunada y sentada en la silla, me he vuelto a caer, y esta vez he vuelto en mi con una canción de Sidonie en la cabeza, eso me pasa a veces, una vez fue con una de Calamaro.

Mi cariño me ha llevado al instituto porque no se fiaba de mi conducción en esas condiciones. Una vez allí, he dado clases y en mis huecos me he relacionado un poco. Esto de contar desgracias siempre es muy socializador. Tampoco le he sacado mucho partido, la verdad, se la he contado a mi amiga embarazada que ponía muchas caras mietras miraba mi diminuta tirita, y a una compañera con la que me tengo que volver en el coche, no había más remedio, claro.  Después he actualizado mi otro blog, he sacado unas entradas, he hecho una transferencia,  he llamado a mamá para contarle todo -me ha dicho que estoy en peligro de muerte constante-  y he leído unos capítulos de Conversación en La Catedral, la recomiendo, encarecidadmente. Como ya os dije, esto son huecos de verdad. Como agujeros negros, como abismos en los que cada cierto tiempo te preguntas en qué día vives.

A pesar de lo poco que hablo con Jefatura, ellos sí me tienen en cuenta, y ayer me arreglaron -sin contar conmigo- un cambio de hora para que este viernes salga antes; lo que prueba que no por mucho madrugar amanece más temprano. 

Ahora estoy en esa hora muerta que es la Atención Educativa, escribiendo esto y escuchando a Francisco Nixon, con voces infantiles de fondo que me preguntan si me duele el dedo. Parece que el día se va arreglando.

Besos a todos.


Responses

  1. Yo también me he accidentado en el instituto, de hecho todavía me duele bastante. Ya había terminado las clases, y en vez de venirme a mi casa a tumbarme a la bartola o a hacer algo de provecho he decidido agujerear unos cuestionarios de tutoria. Iba caminando tan inmersa en nada que se me ha caído el aparato de taladrar hojas (de cuatro agujeros) de hierro encima del dedo gordo del pie derecho, justo por la parte más afilada. Llebaba sandalias. Creía que el dedo se iba a quedar en medio del hall y que iba a tomar vida propia. He vuelto a conserjería, de donde había salido con el aparato infernal, y allí me han realizado los primeros auxilios: limpieza de sangre, betadine, más betadine y bendaje final. He salido cojeando y así sigo, aunque menos. Lo bueno es que yo no me mareo, o quizá lo malo, porque creo que es muy romántico desmayarse, caerse redonda y que te den sales para oler mientras alguien te coge la mano o acaricia levemente el pelo. En fin, que me ha fastidiado lo que pensaba hacer esta tarde. Bad news are news.

  2. Pues entonces, viernes tiritero. ¿Hay tiritas con dibujos?

  3. Madre mía del AMOR hermoso como está la operación salida del puente del Pilar. Siento no hacer estado de conductor de ambulancia pero estabas en buenas manos. Cada vez me gusta más esta sección la catarsis es total , hoy mismo sin ir más lejos he atendido a una moribunda en el insti a la que se le salía un trozo de hígado por el dedo gordo del pie a lo HOLOCAUSTO CANIBAL y el martes en una peleilla entre la muchachada uno le partió el labio a otro con una sutil caricia en el boquino y empezó a manar sangre a chorro como un rio por todo el pasillo, BRUTAAAAALLLL….. Dios como me gusta este trabajo… por el riesgo y la tensión.

  4. Diosssss
    Seguid, seguid, queréis que me desmaye otra vez?

  5. Realmente no se me salía el hígado ni ninguna otra víscera, por más que le pesara a alguno/a, pero el dolor era grandísimo, parecía que se me había partido el dedo en dos.

  6. Cuánta sangre!!!
    Hay queridos…el día que no brote será otro día!!!
    Que haya sangre, sangre por aquí por allá y por todos los rincones!!!
    La sangre es vida…vida…vida…..

    Madre del amor hermoso lo que acabo de escribir…ni yo misma doy crédito!!!
    Pero si yo soy de las de mareo incluído.
    Sí, que haya sangre pero que no se manifieste…¡por Dios bendito!.
    Semana sangrienta en el Juan de la Cierva. Yo me perdí lo del dedo gordo de marmara porque el viernes andaba malita (la sangre no se manifestó).
    La última vez que vi mi sangre (sin contar con la que se manifiesta periódicamente) fue este verano al cortarme con una roca cuando buceaba por los mares del sureste español. Fue leve y sin mareo pero… qué color más bonito tenía la cabrona. Era un rojo tirando a bermellón brillante. No sé, me moló y todo.
    ¡Qué belleza!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: