Posteado por: disimulando | septiembre 12, 2009

acción-reacción

 

Érase un joven príncipe que, acostumbrado a tenerlo todo, exigía a su corte que le proporcionase diversión constante. A juicio del joven soberano, la diversión y el jolgorio eran poco menos que una condición indispensable en la vida de la Realeza, ya que presuponía que el más alto habitante del reino debería tener, sin excusa, la mayor diversión posible.

 

A diario pasaban por palacio todo tipo de juglares, payasos, mimos, danzarinas y cuentacuentos que intentaban entretenerle, pero todo era en vano. El joven heredero no se reía, nada le parecía suficiente. A la orden de “diviérteme” los mejores humoristas desplegaban su repertorio jocoso delante del trono y la respuesta que obtenían era un bostezo y, los más afortunados, palabras como “¿Es eso todo lo que sabes hacer?” En la corte se reunian a diario para inventar chistes y bromas que hiciesen reir a su señor, todos ocupaban sus mentes intentando crear algo divertido. pero era inútil.  

Desesperado ante la ineficacia de sus cómicos, el príncipe contrató a humoristas extranjeros, pero todo fue en vano; ningún chiste era suficientemente gracioso; ningún juego de palabras, agudo; ninguna broma, divertida; ningún monólogo, hilarante. Así pasaron los años, probando todo sin resultado, cada vez de peor humor.

 

Un día, sin motivo aparente, el príncipe decidió salir del castillo, convencido de que vivía en el reino más aburrido del Universo. Lo que vió en las calles de su ciudad le dejó sin respiracion. El las plazas las mujeres reían viendo a los niños jugar, los jóvenes se carcajeaban contandose chistes, los viejos se divertían mirando las viñetas de un tebeo y unos chicos miraban embobados a dos ardillas perseguirse sin descanso entre los árboles del parque. Nadie parecía aburrido. Sin entender nada, caminó hasta el lago y se sentó en su orilla. Allí permaneció durante un rato contemplando la superficie lisa y azul (el más hermoso de los colores). Le parecía muy extraño que sus subditos, sin un mandato de divertimento y ante cosas tan insulsas como un tebeo o unas ardillas, no parasen de reír.

 

Pasado un rato, se sentó junto a él un anciano de rostro risueño. El príncipe pensó que sin duda el hombre acumulaba mucha sabiduría en su arrugada persona, y sin pensarlo demasiado se oyó decir estas palabras:

 

-Tengo los mejores cómicos del mundo ¿por qué ninguno es capaz de hacerme reír?

 

El anciano miró al principe con simpatía, le sonrió y movió su mandíbula como si estuviese mascando lo que le iba a decir. El lago parecía un enorme zafiro.

 

-Mira este lago. No es el más grande del reino y quizá sus aguas no sean las mas limpias. No tiene ningun tesoro en el fondo ni lo habitan seres fabulosos. Pero en la manera el que lo iluminan los rayos del sol a esta hora de la tarde hace que su brillo sea el de una joya, y mirándolo soy capaz de vislumbrar las cosas más hermosas. De la misma manera que solo se aburren los aburridos, la diversión -como el placer o la sorpresa- no dependen de lo que te rodea, sino de la manera de mirar y de sentir lo que tienes delante.

 

-Entonces- dijo el príncipe emocionado- dictaré una ley para que todos miremos de esa manera todos los días de la semana, y una vez al día, a esta hora exacta, ordenaré que me traigan a mirar el lago.

 

El viejo movió la cabeza conmovido y se alejó de allí lamentándose por su señor. El príncipe solo acertó a oir entre la brisa algunas palabras mezcladas, la última rimaba con “perogrullo”.

 


Responses

  1. Todo es un truco de marketing y nada es real. ¿Las risas son reales? No, sólo otro fallo en Matrix.

  2. Precioso cueonto y la moraleja excepcional. Últimamente hay muchos príncipes por ahí sueltos, unos más azules que otros.

  3. jo jo jo joj oj oj oj o jo j oj o jo j o jo jjo oj j jojo oj jo jo oo joj jojo jojo

    gran cuento , te estás convirtiendo en un gran cuentista

  4. cuánta razón! pobre príncipe…
    el cuento muy bonico😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: