Posteado por: Pacolomo | junio 10, 2008

“Más madera que es la guerra”

Navegando e informándome por la red, me encuentro con esta noticia que vais a leer a continuación, yo buscaba una noticia que habla de los presupuestos por armamento son 160 veces superiores al de la lucha contra el hambre pero me he encontrado con esto en el Diario El Mundo.

Pero lo “mejor” de la noticia es la declaración que realiza el comisario de policía que con su agudísimo olfato policíaco tiene serias dudas del origen del mal que se aglutina en las vías férreas de la India , ese es un policía de los de antes , de antes de Cristo.

El vertedero de cadáveres

M. A. GAYO MACÍAS desde Nueva Delhi (India)
10 de junio de 2008.- En la vía férrea que atraviesa el estado indio de Haryana y que llega hasta la vecina región del Punjab se han hallado más de 12.500 cadáveres en los últimos seis años. Casi la mitad de los cuerpos fueron incinerados sin que se les identificase. La policía continúa registrando estos casos como accidentes o suicidios, pero los análisis forenses revelan que muchas veces se trata de asesinatos encubiertos o una manera de hacer desaparecer a las víctimas de un crimen.

En los más o menos 1.500 kilómetros del ferrocarril del estado rural de Haryana, cerca de Delhi, se hallaron en 2005 los restos de 1.421 personas; el año siguiente fueron 1.568, y 1.696 el año pasado. Cuando termine este año, probablemente se vuelva a batir el siniestro récord de este vertedero de cadáveres, si es que las autoridades continúan eludiendo su responsabilidad y no empiezan a investigar qué está pasando.

Los cadáveres aparecen con frecuencia en tramos inaccesibles incluso para los coches, por lo que es frecuente que la Policía de Ferrocarriles se desplace hasta la escena del suceso en tren. Entre tanto pasan varias horas, y durante este tiempo no se interrumpe el tráfico ferroviario. Lo que encuentran entonces los policías es poco más que ropa ensangrentada y restos que resultan imposibles de identificar. En palabras de un forense de la zona, se trata de “un desagradable e inútil formalismo”.

Precisamente la imposibilidad de que estos cadáveres sean identificados es lo que hace pensar que se pueda tratar de un método usado por los criminales para deshacerse de sus víctimas. Además, desde que se empezaron a difundir en la prensa nacional las fotografías de los desaparecidos en Haryana, empezaron a aparecer familias de otras regiones que reconocían al marido que desde hacía semanas no daba señales de vida.

Arun Sagar). 

Inspeccionando las vías. (Foto: Arun Sagar).

Hay testimonios que hablan de cadáveres que aparecieron en la vía con las manos atadas, a veces con señales de violencia y siempre sin nada de valor encima. En una zona como ésta, donde miles de jornaleros del norte de la India vienen a buscar trabajo y permanecen en un lugar mientras éste dura, nadie se inscribe en ningún registro y no se firman contratos. En otras palabras, sólo la familia echará de menos a un trabajador desparecido, y eso después de unas semanas.

La morgue del hospital de Ambala sólo dispone de cinco nichos, así que la comisaría local terminó construyendo una casucha que hace las veces de ‘almacén de cadáveres’ cuando el hospital no da abasto. Con paredes hechas de ladrillos puestos de canto y sin ventanas, el olor allí es insoportable.

El señor Arora, funcionario de la Compañía de Ferrocarriles desde hace 25 años, asegura haber retirado unos 800 cadáveres. “A la larga, la mente se vuelve insensible a todo”. Asegura que el yoga y la meditación le ayudan a llevar mejor el horror, casi cotidiano, a que le enfrenta su trabajo.

Después de que algunos conductores de trenes asegurasen haber visto cómo en algunos casos las víctimas eran empujadas a las vías al paso del convoy por alguien que les mantenía sujetos, han surgido propuestas de todo tipo, como instalar cámaras de vídeo en las cabeceras de los trenes para poder identificar a los asesinos, pero aunque se iniciase un proceso, según la policía de Ambala a los culpables sólo se les podría imputar ‘incitación al suicidio’, y podrían quedar libres tras pagar una multa de tres euros.

Nadie se explica tal acumulación de cadáveres en este tramo fatídico, pero las autoridades citan los ajustes de cuentas entre granjeros, las peleas por obtener un trabajo y la intervención de mafias locales entre otras razones. Sin embargo, la aparición de víctimas de otras regiones puede indicar que la zona se ha convertido en una especie de ‘vertedero’ de cadáveres al que acude todo aquél que necesita deshacerse de un cuerpo, o bien usan al tren como arma homicida con la seguridad de que su crimen quedará impune.

Mientras, el inspector general de la región, el señor Mishra, empieza a sospechar que tantos cadáveres no pueden ser solamente el resultado de accidentes: “tenemos buenas razones para pensar que algunos de los cadáveres sin identificar pueden ser casos de asesinato”.

Cada día se encuentran cinco cuerpos más en esta línea férrea.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: